Cumplimos los ODS o dependemos de la suerte

· · · · | ODS

Estamos viviendo a nivel global días de dolor, confusión e incertidumbre. Olvidamos pronto los múltiples momentos de solidaridad y cooperación que hemos vivido en esta pandemia del COVID 19 y hay temas que parecen de otra época como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 de la ONU.

Esta crisis sanitaria ha provocado otra crisis económica que conllevará una crisis social. Si no aprendemos y actuamos de una manera diferente y mejor la siguiente crisis de nuestro sistema, tenga el origen que tenga, puede provocar unos daños mucho mayores. La pandemia ha sacado de nuestro foco de atención problemas que siguen ahí y se agudizan como el calentamiento global, la desigualdad, el trabajo precario, la explotación sin control de datos por grandes megacorporaciones…

Si no cambiamos nuestra economía, nuestro estado del bienestar, nuestros sistemas fiscales y cómo nos relacionamos la próxima crisis global (una guerra, una pandemia, climática, alimentaria) dejará un reguero de destrucción y dolor de proporciones épicas. Esta pandemia ha hecho aflorar de nuevo las deficiencias del sistema que ya vimos en la crisis de 2008.

Cumplimos los ODS o dependemos de la suerte. Esa es la elección.

Les proponemos que usemos los ODS como guía e inspiración para generar las estrategias que permitirán a nuestras ciudades y empresas afrontar los viejos y nuevos retos del siglo 21. Unos ejemplos sencillos:

  • Mejorar nuestros sistemas de salud pública. ODS3
  • Cambiar nuestro modelo de ciudad. ODS 11
  • Introducir cambios en nuestro modelo económico para hacerlo innovador. ODS 9
  • Cuidar de los ciudadanos que han perdido su trabajo o su empresa. ODS 1.
  • Dotar nuestros espacios de trabajo de medidas de distancia física. ODS3
  • Abandonar el uso de plásticos y elementos de un solo uso. ODS 12.
  • Estudiar opciones de generar y consumir energías renovables. ODS 7

La implantación de los ODS y la Agenda 2030 no es un trabajo y responsabilidad solo de los gobiernos. Es una labor de toda la ciudadanía y el efecto de su adopción es acumulativo. Igual que el efecto de su no adopción. Y los ciudadanos hemos de ser exigentes.

Existen iniciativas relacionadas con los ODS que van por este camino. Queremos señalar la iniciativa BforPlanet  que ha generado el manifiesto ‘Principios para un futuro sostenible en tiempos de pandemia y crisis planetaria’ (enlace para adherirse). Se pide que las respuestas dadas por los estados al coronavirus se piensen y pongan en marcha mediante políticas basadas en la participación activa de un amplio espectro de agentes económicos y sociales, que incorporen a su diseño los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Si aplicamos los ODS, creamos nuevos modelos de cooperación público-social-privada, las empresas y gobiernos trabajan con un propósito distinto a amasar beneficios o ganar las próximas elecciones, si conseguimos todo esto… Podremos afrontar con un mínimo de garantías de éxito el próximo reto que se le presente a la Humanidad. O a tu ciudad. O a tu empresa.

¿Hablamos? 

Por Rubén Darío Márquez Ruiz

Comparte en Redes Sociales

Sin Comentarios

Deja un Comentario