El reto de la despoblación.

· · | 3CS · Desarrollo Sostenible · ODS · Planes Estratégicos

La despoblación y cómo afrontarla es uno de esos temas recurrentes que se ha introducido en el debate político y económico diario. 

Os cito algunos ejemplos que han aparecido en nuestros medios recientemente: 

Mapa interactivo despoblación

La España vacía y vaciada

Hemos de ser conscientes de un fenómeno, la despoblación, que existe desde que la humanidad se asentó en ciudades. Las ciudades nacen, crecen y pueden morir. Ya sea por destrucción en un conflicto, por agotamiento de sus recursos naturales para la subsistencia o por que han perdido su sentido como espacio en el que desarrollar los proyectos vitales de sus habitantes por diversos factores. Migraciones como la que ha provocado la industrialización y urbanización en España de mediados del siglo XX son hechos que ya nos son conocidos y estudiados.

Frenar o revertir la despoblación es una tarea compleja y de largo plazo. Requiere una estrategia inteligente y acciones coordinadas, mezclar humanismo con tecnología y conocimiento. Y aún así no puede nadie garantizarles el éxito.

La despoblación se produce por dos vectores: muere más gente que nace y las personas migran del territorio. Hemos de hablar entonces de natalidad y de fenómenos migratorios para conseguir que ambos vectores sean positivos y sostenibles.

¿Estamos tomando medidas que favorezcan la natalidad? ¿Estamos desarrollando acciones que nos hagan un lugar atractivo en el que vivir?

Las grandes ciudades nos muestran continuamente que son espacios de difícil gestión, con problemas relacionados con el medio ambiente, la contaminación, la movilidad, la sostenibilidad, la desigualdad y la gobernanza. Muchas personas abandonan sus comunidades atraídos por las supuestas posibilidades de la gran ciudad. En las grandes ciudades muchas personas demandan una vida de calidad como la de los pueblos ya que sufren situaciones de infra vivienda, vivienda a precios desorbitados, horas en atascos o empleos de mala calidad, por poner un ejemplo. Son imágenes que se entrecruzan y muestran las debilidades y virtudes de cada modelo mental que tenemos de la vida en la ciudad y en el pueblo. Nuestras políticas actuales están fracasando en la lucha contra este desequilibrio.

Pueblos que mueren, pueblos que renacen

Y cuando hay cambios, positivos o negativos,  piensas que es casualidad como nos cuenta la noticia. A base de casualidades o confiando en elementos externos no podemos gestionar un desarrollo equilibrado de nuestra sociedad y nuestra economía.

En la Agenda 2030 de la ONU uno de sus ODS, el 11 se refiere a la necesidad de tener ciudades y comunidades sostenibles. El segundo objetivo de la Agenda Urbana Española hace referencia a la necesidad de revitalizar la ciudad existente. Es decir, en las grandes agendas/guías que van a guiar la acción de nuestras administraciones podemos encontrar herramientas con las que afrontar este fenómeno desde un punto de vista integral.

Es necesario que los territorios con situaciones de despoblación desarrollen estrategias de desarrollo social y económico que atraigan y fijen a la población. Lo público y lo privado han de entender que la concentración de población, inversiones y recursos en unos cuantos núcleos urbanos generará un enorme vacío en zonas de nuestro país con importantes costes económicos, sociales y medioambientales. Hemos de cambiar tácticas y programas para activar cambios positivos.

Estamos en el siglo XXI, necesitamos aplicar con contundencia las herramientas que funcionan, como las agendas urbanas y los planes estratégicos, así como evaluar los programas públicos y privados prestando especial atención a los efectos e impactos a medio y largo plazo.

La despoblación nos exige llevar puestas las luces largas de la razón y el conocimiento.

Comparte en Redes Sociales

Sin Comentarios

Deja un Comentario