El Consumo Responsable del Agua.

· | Acción Municipal · Planes Estratégicos · Smart City

¿El consumo responsable del agua evitará los próximos conflictos?

Sí, con toda rotundidad.

Las próximas guerras podrían ser propiciadas por el abastecimiento energético, la escalada armamentista, el desarrollo del software maligno, el liderazgo dictatorial, el terror, el abastecimiento alimentario, la locura humana, el control de las áreas críticas (de comunicación y producción de materias primas) o el control del agua.

Sea por una causa u otra, las guerras (los conflictos) parten y se resuelven por la forma en la que nos comportamos las personas.

Me preocupa oír continuas referencias a la futura “Guerra del Agua” (internacionales o nacionales), ya que el agua es sinónimo de vida.

Dónde haya agua hay vida, donde no hay agua tenemos un problema. En la búsqueda de vida semejante, fuera de las fronteras de nuestro planeta, basamos nuestras esperanzas en la posibilidad de encontrar agua o signos de su antigua existencia.

Hay dos grandes grupos de usuarios del Agua: la industria alimentaria y las Ciudades. Del consumo responsable que hagamos del agua depende nuestra vida. Siendo ésta nuestro bien más preciado, la forma que tenemos de comportarnos con ella es lo que marcará la evolución de nuestro planeta.

Las Ciudades trabajan por abastecer el agua de forma eficiente a sus habitantes. Extracción, depuración, distribución, consumo y vertidos, son los retos de la gestión del agua que realizan las Ciudades. Si bien, la producción “natural de agua dulce de calidad” depende del nivel de contaminación del planeta.

El consumo responsable del Agua que hagamos debería marcar, inspirar e influir en nuestra capacidad de convivencia, evitar conflictos y aumentar nuestra calidad de vida. Una calidad de vida que contemple la inclusión y desarrollo de todas las áreas y personas de la Ciudad, la corresponsabilidad en el uso y el pago, el cuidado del medio ambiente, el disfrute de lo público (al igual que nuestros antepasados) en las plazas y jardines del ruido y el frescor de fuentes y árboles que animan nuestras conversaciones…etc.

Me gustaría pensar que la gestión responsable del agua puede impregnar nuestra forma de relacionarnos, entre países, gobiernos, cadenas de producción y, lo más importante, las personas. Este estilo de consumo responsable del agua es lo que debería aumentar las posibilidades de resolver los conflictos humanos.

La gestión del agua que realizan las Ciudades marcará la calidad de vida de sus ciudadanos y del Planeta en su conjunto.

En 3CS nos gusta trabajar para que el consumo responsable del agua, entre otros, impregne el comportamiento ciudadano y disfrutemos de Ciudades Agradables.

Comparte en Redes Sociales

Sin Comentarios

Deja un Comentario